¿Qué es el Psicoanálisis?

El psicoanálisis es un método basado en el análisis de los mecanismos inconscientes. Es una técnica psicológica creada por Sigmund Freud en 1885. Desde 1902, varios médicos e investigadores se unieron a Freud. A partir de este momento, florecerán varias sociedades psicoanalíticas en Europa Occidental y Estados Unidos.

La noción del inconsciente no fue inventada por Freud contrariamente a lo que uno podría pensar. Freud explorará el inconsciente tratando de entender cómo funciona el inconsciente. Este dominio de la psique que escapa a la conciencia y que influye en el comportamiento de un sujeto y cuyo sueño y los actos fallidos son manifestaciones, tiene una influencia en el equilibrio de un individuo.

La estructuración del inconsciente es directamente responsable del equilibrio de un adulto para Freud. El psicoanálisis permite resaltar los mecanismos vinculados a un drama que ocurrió durante la infancia. Es sobre todo elcomplejo de Edipo , la mayoría de las veces en el centro de una controversia.
Para Freud, la noción de impulsos (Trieb en alemán) representa una dinámica biológica. Esta fuerza se usaría de diferentes maneras dependiendo de los eventos en la vida de un individuo. La noción de satisfacción variable, ya sea que vaya o no en esta dirección, también estaría involucrada.

La cura psicoanalítica también tiene en cuenta la teoría de los impulsos que se opone a la libido (energía vital que emana de la sexualidad) a los impulsos del yo (impulsos de autoconservación). Más precisamente, la libido es un reflejo de la energía debida al impulso sexual. La satisfacción de este impulso sexual que se opone a la resistencia de los impulsos del ego.

Los impulsos sexuales están bajo la égida del principio de la realidad. Este principio subordina (inferioriza) la satisfacción de nuestras tendencias a las demandas de la vida social, que, si predominan, favorece la represión de los impulsos sexuales.

Posteriormente Freud reemplaza este dualismo de dos componentes con la noción de lucha entre el amor (Eros) y la muerte (Thanatos ). Luego, un poco antes del año 1920, Freud expuso su primera tópica (si preferimos un diagrama) del funcionamiento psíquico que se opone a dos sistemas. Primero el sistema inconsciente (ICS) y el sistema preconsciente consciente (PCS-CS).

El inconsciente contiene una colección de información de naturaleza psicológica, es decir, recuerdos, hábitos, conocimiento, etc. pero que no están presentes en lo consciente. Sin embargo, es probable que esta información se vuelva consciente siempre que implique la voluntad, es decir, la facultad de determinarse a sí mismo frente a una decisión de tomar una acción.

Para Freud, hay otro sistema que se encuentra entre el inconsciente, el preconsciente. Es una especie de barrera llamada censura y serviría para reprimir las tendencias que toman conciencia de sí mismas, es decir, los deseos pero que tienen un carácter peligroso, arriesgado. Siempre para el psicoanalista austriaco esta tendencia se revelaría a través de los sueños y las demás formas de las formaciones del inconsciente.

Ahora queda por definir para explicar mejor la cura psicoanalítica, la noción de ello, el superyo y yo.
La identificación se refiere al conjunto de impulsos inconscientes que son innatas o reprimidos. La identificación, de naturaleza intemporal y que no presenta ninguna razón para preferir el pensamiento lógico, está sujeta a la única búsqueda del placer.

El superyo mientras tanto, lo opuesto a la identificación, corresponde a una especie de juez permanente del yo. Del superyó surgirían las prohibiciones y las restricciones. El superyo también emana la imagen de las actitudes y los comportamientos que sería deseable adoptar para ser agradable al yo (se habla entonces del ideal del yo con la noción de interiorización de las prohibiciones parentales).

El yo , a diferencia del ID, se extendería dentro del inconsciente para asegurar la operación mental de agrupar hechos dispersos y estructurarlos en un todo (acuerdo de la tesis y la antítesis, como que la totalidad superior). Esta síntesis de la personalidad se obtendría gracias a un compromiso más a menudo cuestionado entre las demandas contradictorias de la identificación, la realidad social y el superyo.

Al final, el psicoanálisis es un método para tratar ciertos trastornos psicológicos y, en particular, neurosis . El psicoanálisis se basa en la búsqueda de los procesos mentales inconscientes de un individuo. Se basa en el hecho de que una persona, a medida que avanza en el análisis, se dará cuenta de la naturaleza, el origen y la articulación de sus trastornos entre sí.

El objetivo del psicoanálisis es permitir que el paciente resuelva el conflicto que ha sufrido o sufre. Esto se logra siempre que esta persona acepte revivir su drama personal mediante un fenómeno de transferencia, es decir, la presencia sin neutralidad de la persona que realiza el análisis (el analista). En este caso, hablamos de una cura psicoanalítica que llamamos análisis. Esta cura psicoanalítica tiene como objetivo, a través de varias sesiones analizar lo analizado.

En general, la cura psicoanalítica se extiende a lo largo de varios años, como minimo una vez por semana. Parece que por debajo de este ritmo, el psicoanálisis es menos eficiente.

El tratamiento psicoanalítico involucra a dos personas, por un lado, el psicoanalista, si lo prefiere el analista y el analizante o el paciente. La cura psicoanalítica también puede tener un objetivo didáctico (en relación con la enseñanza) y se refiere a la formación de un futuro analista. Es necesario que un psicoanalista, antes de profesar, deba analizarse a sí mismo.

El ritual de la sesión psicoanalítica está bien codificado. Como se indicó anteriormente, en general, la sesión se lleva a cabo una vez a la semana, a veces dos veces por semana y, si es posible, en un horario fijo. La duración de la sesión también se determina de antemano, el analizando debe, en teoría, según Freud, pagar su sesión porque el pago es un hecho de la cura psicoanalítica.

Es fundamental crear las condiciones necesarias para permitir el surgimiento de la asociación libre y la expresión de resistencias.

El psicoanalisis puede durar varios años, lo que permite a la persona analizada experimentar un cambio duradero psicológico en relación con las emociones, los afectos, los términos relacionales, su vida amorosa, sus opciones y su vida profesional, entre otros.

El resultado es la recuperar la capacidad para poder realizar  los propios deseos, tomar una decisión en relación a ellos y  hacerse cargo de la propia vida.

En la actualidad, la práctica del Psicoanalisis se puede realizar en una consulta presencialmente o bien con las nuevas tecnologías, se está extendiendo cada vez más la práctica del llamado Psicoanálisis online.

Orientación Psicológica | Psicólogos Online

Reserva tu VideoConsulta