Timidez

Sudoración excesiva, garganta tensa, estómago anudado, enrojecimiento difuso, todos los síntomas que las personas tímidas experimentan a diario.

Se puede definir la timidez como una vergüenza, una torpeza que resulta en una falta de tranquilidad y confianza. Ser tímido es tener miedo de los demás, especialmente las personas que, por una razón u otra, representan una amenaza emocional. Casi el 80% de los tímidos muestran su aversión a hablar en público, otros evaden cualquier reunión o permanecen atrapados en la inmovilidad, incapaces de cualquier iniciativa. También hay personas cuya ansiedad es tal que pierden todos sus medios. Cuando alcanza su clímax, incluso puede generar ataques de ansiedad reales. La ansiedad que acompaña a la timidez también puede interferir con la atención.

¿Por qué somos tímidos?

Algunos psicólogos online piensan que la timidez es un componente que heredamos, como la inteligencia, por ejemplo ... Otros evocan la falta de habilidades sociales necesarias para establecer relaciones satisfactorias con los demás. Estas habilidades abarcan la comprensión y adquisición de comportamientos específicos en la sociedad, permite la integración en el grupo.
Los psicoanalistas explican que la timidez es solo una manifestación consciente de conflictos inconscientes reprimidos. .
La timidez generalmente tiene sus raíces en la niñez: padres sobreprotectores, o una educación demasiado estricta o autoritaria, un trauma, un divorcio de los padres vivió en el modo de abandono, o aislamiento,

"Para crecer y florecer, un niño pequeño necesita confiar en los demás, tener relaciones que le den una sensación de seguridad. La confianza y la seguridad se desarrollan de hecho en un ambiente de una cierta regularidad, sino también la flexibilidad y la oportunidad de explorar y hacer frente a situaciones nuevas, desconocidas " , escribió Philip G. Zimbardo, profesor de psicología social en Universidad de Stanford (California).

La timidez sería una reacción a los deseos primarios no cumplidos de la identificación . Entre estos deseos está el deseo edípico del niño que quiere que su madre lo amen solo a él, con exclusión de cualquier otra persona, incluido el padre.

Algunos establecen un vínculo con un problema relacionado con el proceso de separación: falta de maternidad, separación prematura, la madre no cumple su función protectora o, por el contrario, la madre es demasiado sofocante e intrusiva. Las deficiencias o los traumas que resultan probablemente den como resultado, una timidez excesiva.

De la infancia a la adolescencia

La timidez se despierta más particularmente en ciertas etapas del desarrollo del niño. Se enfrenta entre 6 meses y un año, especialmente durante el período llamado "la ansiedad del octavo mes", en el que el bebé siente miedo ante lo que es extraño a las figuras de apego que pueblan su entorno diario.

Esta etapa corresponde a la conciencia progresiva de la propia identidad como distinta de las personas que le son familiares. También es común ver períodos de timidez entre los tres y seis años de edad, cuando el niño se debate entre su deseo de una relación especial con sus padres y el deseo de complacer y seducir a otras personas, con el temor de que estos nuevos deseos no lo hacen perder el amor maternal.

La adolescencia también es un momento propicio de expresión de timidez: se trata de exacerbar la ambivalencia de los sentimientos y los deseos de seducción y poder. La sexualización refuerza los miedos, lo que contribuye a una participación particular del cuerpo que se refleja, en particular, en el sonrojo, testimonio de la dificultad de controlar las emociones.

Muchos estudios han demostrado que el orden de aparición de un niño en la familia (orden de nacimiento) también influyó. Los padres, que a menudo están muy ansiosos o demasiado atentos a la salud y el futuro de su hijo mayor, generalmente tienen un alto nivel de demanda. Con tiempo y experiencia, son más flexibles con sus otros hijos; el más joven es descrito como mucho menos tímido que el mayor. Para tener éxito, este anciano trabaja duro porque está convencido de que el amor de los adultos depende de su desempeño y que le corresponde a él demostrar sus méritos y su valor personal. Con tanta presión y creencias, corre el riesgo de desarrollar sentimientos de inferioridad y baja autoestima.

Es probable que estas diversas interpretaciones nos iluminen para comprender el problema, pero no hay una respuesta única; en realidad es la conjunción de varios factores. Nuestros tubos llevan la huella de nuestros genes, nuestra historia familiar, la adquisición a través del aprendizaje de una determinada forma de respuestas, sino también de nuestra cultura promueve el individualismo (favoreciendo el valor de la persona) y una empresa que valora el desempeño y la responsabilidad.

Los tímidos y su comportamiento

El tímido está marcado por la inhibición en un gran número de situaciones sociales que evitará muy a menudo. Particularmente teme los "primeros tiempos": a veces resuelve el problema de este primer encuentro renunciando definitivamente, prefiriendo la seguridad del aislamiento al riesgo de ser expuesto o rechazado. El tímido suprime una multitud de pensamientos, sentimientos y actos que amenazan continuamente con salir a la superficie. Se describe como discreto, remoto o reservado. Puede parecer feroz o borrado debido a su falta de seguridad. En realidad, es torturado por un sentimiento constante de inseguridad. Se rodea de una serie de barreras diseñadas para disuadir a otros de acercarse demasiado.

La mayor parte del tiempo, elegirá huir del objeto de su terror, privándose de la calidez de los contactos humanos que le darán confianza.

Entre los tímidos hay muchos escritores, científicos, creadores e investigadores. Es solo, fuera de la vista, en su mundo interior y en su universo mental que se sienten a gusto.

 

Cargando ...

¿Necesitas ayuda?