69

A todos nos gustaría ser más efectivos para alcanzar nuestras metas.Y, de acuerdo con los conductistas, la forma de mejorar nuestra efectividad es recompensándonos por los pequeños pasos que nos acercan más y más a esos resultados deseables. Primero, encuentre algo que realmente le guste hacer o algo que le gustaría tener que pueda, de manera realista, servir como una recompensa. Luego, tome el objetivo que espera lograr, de manera realista, que podría lograr pero que aún no haya logrado.

A continuación, trabaje hacia atrás desde ese objetivo hasta su estado actual. Haga arreglos para darse esas recompensas deseadas a medida que se acerca un poco más desde donde se encuentra ahora al punto final deseado. Cuando comience a progresar, solo dése una recompensa cuando haya avanzado desde donde se encuentra ahora. Por ejemplo, si desea reducir el tiempo que ve la televisión y leer más a menudo, recompénsese permitiéndose ver la televisión solo cuando haya leído durante 20 minutos, luego 30, y tal vez 2 horas. Para cuando haya llegado a la marca de 2 horas, quién sabe, puede disfrutar leyendo tanto que ya no le importará ver televisión.